Congruencia, la base de los resultados que realmente queremos

Uno de los problemas más frecuentes que enfrentan las personas que buscan hacer cambios en su vida y obtener resultados diferentes a los que tienen actualmente, es que toman cursos de desarrollo personal, desarrollo humano, coaching, etc. y realmente creen que van a lograr lo que quieren simplemente tomando un curso, y digo “Simplemente tomando un curso” porque normalmente eso es lo único que hacen, pensando que únicamente con asistir sin falta al curso, todo cambiara mágicamente.

Al principio se muestran completamente convencidos de que pueden realizar los cambios que buscan, incluso de una manera más profunda, se convencen del poder que tiene la mente sobre la materia, porque han visto y oído como otras personas han logrado cosas que parecían imposibles.

Sin embargo, por alguna extraña razón, a ellos como individuos no les funciona, y esto es en gran medida debido a que conscientemente dicen querer algo, pero hacen todo lo contrario por conseguirlo.

Piensan que debe haber algo diferente en los demás  sin querer darse cuenta de que en realidad todo depende de ellos mismos. Y es que solo les falta congruencia, parece simple o sencillo, pero no lo es.

Porque si alguien quiere obtener un mejor sueldo, es probable que tome hasta cierto punto acciones para lograrlo y digo hasta cierto punto porque cuando debido a estas acciones iniciales se le presenta una oportunidad para lograr un ascenso o cambiar de empleo a otro mejor pagado, la indecisión y postergación se hace cargo, o quizas sus conversaciones y creencias limitantes hacen que decline dichas oportunidades, que las deje pasar.

Y luego se pregunta ¿por qué a otros sí les funcionan estos cursos o procesos de coaching y a mi no?

Otro ejemplo es quien quiere librarse de problemas de salud, y quiere mejorar su calidad de vida, pero sigue teniendo los mismos hábitos de alimentación poco saludable, una vida sedentaria y se sigue repitiendo a sí mismo y a cuanta persona se le pone enfrente lo mal que esta su salud, lo enfermo que se encuentra, lo diabetico que ES, lo deprimido que ES, etc.

Cuando se cambia todo esto y se hace un esfuerzo por cambiar estas conversaciones y estas creencias cada vez que se presentan en la mente, los resultados que queremos tarde o temprano se presentan.

Recientemente he experimentado esta situación en mi persona, ya que siempre he querido aprender alguna disciplina que pudiera servirme para ayudar a otros en sus problemas mentales y emocionales, ya que por experiencia propia se que mucho influyen las conversaciones constantes en nuestra mente, y el impacto profundo que tiene un cambio de forma de pensar.

Algo que note que me detenía de tomar acción era en primer lugar mis muchas actividades y en segundo lugar la cuestión monetaria. Pero siempre estuve buscando aprender poco a poco otras disciplinas que en primer lugar me ayudarán a mi para luego compartirlo con otros.

Así encontre el curso de PNL que acabo de completar, y se me presento en una oportunidad única, aunque mi economia era limitada, decidí arriesgarme, y el riesgo valió la esfuerzo realizado, complete el curso, y al tercer mes empece a dar terapias con PNL y en mi sexto mes coaching con PNL.

Los buenos resultados me animaron a seguir adelante y no enrolarme en los pequeños e insignificantes tropiezos, a no perder de vista la meta, enfocarme constantemente en lo quiero, y he podido mejorar mucho mi situación. No solamente en la cuestión profesional, sino en otras pasiones que tengo y que no encontraba el tiempo ni recursos para llevarlos acabo.

Hoy me sorprendo gratamente al ver materializarse buenos resultados, que caen como las gotas de lluvia antes que se desate la lluvia por completo, apareciendo con más frecuencia cada vez.

Pero todo esto gracias a la congruencia, siempre quise aprender bien Programación Neurolingüistica, primero para aplicarla en mi vida, luego para ayudar a otros, fui congruente y cuando se “presento la oportunidad” -porque puedo decir que estuve buscando la oportunidad y la encontre- tome acción, con miedos y dudas, pero tomé acción, con cada resultado positivo que obtenía  más convencido quedaba de la buena decisión que había tomado y más contento me sentí.

Empieza a integrar la Congruencia en tu vida diaria, entre lo que dices y haces, te garantizo que obtendrás buenos resultados.

Coach de Vida con PNL

NeuroCoaching con PNL

La congruencia entre nuestras palabras y acciones.

Aquí te dejo algunos tips que te pueden servir para integrar la congruencia en tu vida diaria y para lograr verdaderamente lo que quieres, pues el inconsciente se encarga de guiarte también en este punto, ya que si tienes una meta pero hay un conflicto interno entre lo que dices querer y tus creencias, el inconsciente te llevara a obtener el resultado con el que estas más comprometido.

Resuelve tus conflictos internos

El primer paso es eliminar esos conflictos internos, resolverlos, todos los conflictos tienen una ganancia secundaria o recompensa oculta, por ejemplo, quizas quieres tener mejor salud, y dices que quieres mejorar tu salud fisica pero sigues teniendo una alimentación deficiente, no tomas tus medicamentos o no acudes al medico para resolver tus problemas de salud, ahí esta un conflicto por resolver, dices querer una cosa y haces otra completamente distinta. Y es que quizas al estar enfermo recibes atención que crees no tendrás cuando estes sano (recompensa oculta).

No trates, HAZLO.

Uno de los principales obstaculos para lograr lo que queremos es que siempre estamos “tratando” y es que tratar no es lo mismo que HACER, tratar implica un esfuerzo a medias, un hacer sin querer lograr. En cambio, hacer, implica obtener un resultado, obtener una respuesta que nos de retroalimentación que nos sirva para guiarnos al resultado que sí queremos.

Es decir, no es lo mismo intentar levantarse temprano para llegar a tiempo al trabajo, a tomar la decisión de levantarse temprano y con plena convicción de obtener el resultado que deseamos, o al menos un resultado que nos acerque lo más posible a lograr la meta. Esto ultimo implica un esfuerzo mucho mayor al anterior con miras a lograr el objetivo deseado.

Enfócate en el resultado.

Muchas veces fallamos en este punto -y me incluyo- decimos que queremos obtener cierto beneficio, y sin embargo no dejamos de poner nuestra atención en la falta de resultados, o en lo negativo de nuestra situación, lo que nos roba energia mental, emocional y fisica que pudiéramos invertir en lograr la meta que queremos.

Enfocarnos en el resultado impedira que los tropiezos y retrasos en la materialización de la meta nos desanime a continuar adelante. Enfócate en el resultado.

 

  • 0 replies

    Leave a Reply

    Want to join the discussion?
    Feel free to contribute!

    Deja un comentario